¿Qué son y qué comprenden las remuneraciones laborales?

El Código del Trabajo define a las remuneraciones en el artículo 41 de la siguiente forma: “Se entiende por remuneración las contraprestaciones en dinero y las adicionales en especie avaluables en dinero que debe percibir el trabajador del empleador por causa del contrato de trabajo”.

De esta definición se puede ver que para que estemos frente a una remuneración, en terminos legales, son necesarios los siguientes requisitos copulativos:

  • Debe ser pagado en dinero o una adicional en especie avaluable en dinero: el pago hecho por el empleador debe ser siempre estar representada en dinero; sin perjuicio de que se admite que ésta pueda ser aumentada por prestaciones avaluables en dinero (conocidas como regalías).[1]
  • Debe ser pagada por el empleador al trabajador: no son remuneraciones los pagos hechos por terceros al trabajador, por ejemplo, los beneficios sociales, ayudas del sindicato a sus socios o las asignaciones de seguridad social pagadas a los respectivos beneficiarios.
  • Debe tener por causa el contrato de trabajo: la causa de la remuneración es la obligación del trabajador de prestar servicios personales.

Se debe tener siempre presente que la remuneración es un elemento esencial del contrato de trabajo, por lo tanto, sin remuneración no hay relación laboral. En consecuencia, estaríamos únicamente frente a un trabajo voluntario o trabajo forzoso.

Cabe señalar que las remuneraciones no solo producen efectos laborales, sino que también tributarios y previsionales. Esto, debido a que por un lado los trabajadores son contribuyentes del impuesto a la renta y cotizantes de la seguridad social. En razón de esto último, la remuneración constituye la base sobre la cual se calculan las cotizaciones que son de cargo tanto del empleador como del trabajador.

Así, tenemos las percepciones no remuneratorias, que son aquellas que no constituyen remuneración por tratarse de dinero pagado por el empleador sin que tenga su causa u origen en la obligación del trabajador de prestar sus servicios personales. Agregando a lo dicho en el parrafo anterior, este tipo de remuneraciones no son consideradas para el pago del impuesto único a los trabajadores ni para las cotizaciones de seguridad social. Tampoco son consideradas para el cálculo de las horas extraordinarias, ni las indemnizaciones por años de servicio (salvo aquellas que se perciben mensualmente). Por último no gozan del régimen de protección a las remuneraciones del Código del Trabajo.

Las mencionadas percepciones no remuneratorias, de acuerdo a su naturaleza, pueden ser clasificadas de la siguiente forma:

Percepciones compensatorias:

  • Asignación de colación
  • Asignación de movilización
  • Viáticos
  • Devolución de gastos en que incurra el trabajador por causa del contrato de trabajo
  • Gastos de traslado

Percepciones indemnizatorias:

  • Asignación de pérdida de caja
  • Asignación de desgaste de herramientas

Indemnizaciones por término del contrato de trabajo

Prestaciones de seguridad social:

  • Prestaciones familiares legales
  • Beneficios previsionales
  • Depósitos convenidos

Propinas

En cuanto a su estructura, la ley define cinco categorías de remuneraciones que el empleador puede pagar a los trabajadores por el servicios prestados. Esta enumeración no es taxativa, por lo que las partes pueden establecer de común acuerdo otras remuneraciones, distintas a las contempladas en la ley, teniendo presente las limitaciones que el legislador contempla. De acuerdo al artículo 42 del Código del Trabajo, los tipos o clases de remuneraciones son las siguientes:

  1. Sueldo: el estipendio obligatorio y fijo, en dinero, pagado por períodos iguales, determinados en el contrato, que recibe el trabajador por la prestación de sus servicios en una jornada ordinaria de trabajo, sin perjuicio de lo señalado en el inciso segundo del artículo 10[2].
  2. Sobresueldo: consiste en la remuneración de horas extraordinarias de trabajo.
  3. Comisión: el porcentaje sobre el precio de las ventas o compras, o sobre el monto de otras operaciones, que el empleador efectúa con la colaboración del trabajador.
  4. Participación: es la proporción en las utilidades de un negocio determinado o de una empresa o sólo de la de una o más secciones o sucursales de la misma.
  5. Gratificación: corresponde a la parte de utilidades con que el empleador beneficia el sueldo del trabajador.

Independientemente de que seas empleador o trabajador, debes tener presente los conceptos y elementos mencionados en relación a las remuneraciones.

Si tienes alguna duda de este u otros temas legales, contáctame por alguno de los canales destinados al efecto.

 

 

_______________________

[1] Las regalías de los trabajadores agrícolas no deben superar el 50% de la remuneración total del trabajador. En el caso de las trabajadoras de casa particular, la remuneración no puede comprender los alimentos ni la habitación, los que siempre son de cargo del empleador.

[2] El artículo 10 de la norma en comento se refiere a los elementos del Contrato de trabajo. Particularmente, en el inciso segundo se refiere que en el caso de ser procedente se debe indicar en el mismo acto los beneficios adicionales que suministrará el empleador en forma de casa habitación, luz, combustible, alimento u otras prestaciones en especie o servicios.