El Contrato de Trabajo

Ya sea en la oficina, por un familiar o un amigo, etc., nos enteramos de que alguien -ya sea conocido nuestro o no- tiene una empresa con trabajadores sin contrato; o es un trabajador sin contrato.  Es por esto que, dentro de las siguientes líneas, sin entrar en complejas conceptualizaciones ni teorías, resumiré de forma práctica simplificada ciertos aspectos fundamentales del contrato de trabajo.

I.    Definición:

El contrato de trabajo se encuentra regulado dentro de nuestro derecho en el artículo 7 del Código del Trabajo de la siguiente forma: “Contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, éste a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.”

De esta definición, el elemento más importante es que se trata de servicios personales de una persona a otra; existiendo entre ellas una relación de dependencia y subordinación. Este punto es crucial ya que es el que diferencia el contrato de trabajo de los demás contratos.

Pero, ¿qué es el vínculo de dependencia y subordinación? Como dije, es lo que caracteriza fundamentalmente al contrato individual de trabajo. Dice relación con la facultad o poder que tiene el empleador de dar órdenes o instrucciones al trabajador. Este concepto no ha sido definido en la ley, pero tanto los tribunales como la misma Dirección del Trabajo han establecido ciertas circunstancias respecto de las cuales se entendería que habría un vínculo de dependencia y subordinación. Concretamente, según el dictamen Nº 5.848/386 de 26 de noviembre de 1998, se establecen algunos de estos elementos indiciarios en virtud de los cuales se podría hablar de la existencia del vínculo en comento. Así tenemos:
§ La obligación del trabajador a dedicarse al desempeño de las funciones encomendadas durante un periodo significativo como lo es la jornada de trabajo.
§ La prestación de los servicios se realiza dentro de una jornada determinada, con un horario determinado.
§ El trabajador debe cumplir las funciones encomendadas por parte de su empleador, y por las cuales se supone fue contratado.
§ El empleador realiza una supervigilancia respecto de la forma y oportunidad en que se ejecute la tarea encomendada.
§ Las labores, permanencia y vida que se lleve a cabo dentro del establecimiento están establecidas debido al reglamento interno que establece el empleador.

Cabe señalar que, luego de la definición transcrita más arriba, el mismo código señala que toda prestación de servicios en los términos recién señalados, hace presumir la existencia de un contrato de trabajo. Por tanto, en cualquier prestación de servicio, respecto de la cual se puedan ver los elementos propios de un contrato de trabajo, la ley presume la existencia de este.

Esta última regla relativa a la presunción de existencia del contrato de trabajo, tiene la excepción respecto de aquellas personas dedicadas a la prestación de servicios a través de oficios; que ejecutan trabajos directamente al público o efectúan discontinua o esporádicamente a domicilio. Esto tiene sentido porque se trata de casos de trabajadores independientes y que por tanto no se encuentran sujetos a un vínculo de dependencia y subordinación.

II. Contenido del Contrato de trabajo:

A este respecto, el artículo 1º del Código del Trabajo señala los elementos mínimos que debe contener el contrato de trabajo. A continuación, te menciono los cuales son:
1.     lugar y fecha del contrato;
2.     individualización de las partes con indicación de la nacionalidad y fechas de nacimiento e ingreso del trabajador;
3.     determinación de la naturaleza de los servicios y del lugar o ciudad en que hayan de prestarse. El contrato podrá señalar dos o más funciones específicas, sean éstas alternativas o complementarias;
4.     monto, forma y período de pago de la remuneración acordada;
5.     duración y distribución de la jornada de trabajo, salvo que en la empresa existiere el sistema de trabajo por turno, caso en el cual se estará a lo dispuesto en el reglamento interno;
6.     plazo del contrato, y
7.     demás pactos que acordaren las partes.

Deberán señalarse también, en su caso, los beneficios adicionales que suministrará el empleador en forma de casa habitación, luz, combustible, alimento u otras prestaciones en especie o servicios.

Cuando para la contratación de un trabajador se le haga cambiar de domicilio, deberá́ dejarse testimonio del lugar de su procedencia.

Si por la naturaleza de los servicios se precisare el desplazamiento del trabajador, se entenderá́ por lugar de trabajo toda la zona geográfica que comprenda la actividad de la empresa. Esta norma se aplicará especialmente a los viajantes y a los trabajadores de empresas de transportes.

III.   Importancia del Contrato de Trabajo:

La suscripción del contrato de trabajo conforme a la ley es sumamente importante, tanto para el trabajador como para el empleador. Para cada parte en particular, ya que la existencia del contrato de trabajo establece de forma cierta las funciones, derechos y deberes de ambas partes[1]; tanto trabajador como empleador. Por otro lado, también es importante, ya que la existencia del contrato permite la aplicación plena del Derecho del Trabajo (salvo excepciones como respecto de funcionarios públicos), con los derechos y obligaciones que esta rama del derecho establece.

Sin ir más lejos, esta relevancia se manifiesta concretamente en la ley al establecerse en el Código del Trabajo expresamente que el contrato de trabajo debe constar por escrito y ser firmado por ambas partes en dos ejemplares (así queda cada parte con una copia). La escrituración del contrato deberá realizarse dentro de un plazo de 15 días, contados desde la incorporación del trabajador, o de 5 días si se trata de contratos por obra, trabajo o servicio determinado o de una duración inferior a 30 días.

En cuanto a las sanciones por la falta de escrituración y/o firma del contrato, se establecen sanciones para ambas partes. Al empleador que no cumpla con la escrituración dentro de los plazos mencionados será sancionado con una multa a beneficio fiscal de 1 a 5 UTM. Por su parte, en el caso de que trabajador que se negare a firmar el contrato, el empleador enviará el contrato a la respectiva inspección del trabajo para que ésta requiera la firma. Si aun así el trabajador se rehúsa a firmar, el trabajador podrá ser despedido sin derecho a indemnización; salvo que éste pueda acreditar que fue contratado en condiciones distintas a las consignadas en el contrato. Cabe agregar que, si el empleador no hace valer su derecho de ir ante la Inspección del Trabajo en la forma y plazos antes mencionados, en este caso la falta de contrato escrito hará presumir que las estipulaciones del contrato son las que declare el trabajador.

Si tienes alguna duda de este o de otros temas publicados o que se publicarán, te invito a que me contactes por los distintos medios establecidos para ello.

 

 


[1] Por ejemplo, podría darse un caso en que exista duda si la relación entre las partes es civil o laboral. Quien prestó el servicio alegará que es una relación laboral ya que por esta razón tiene una serie de beneficios que no procederían en sede civil. Al contrario, la persona a quien le prestaron los servicios alegará que la relación es de naturaleza meramente civil regulada por el mismo código del ramo, ya que ahí no se comprenden una serie de derechos que en materia laboral si proceden y que por lo demás, de acuerdo con la ley son irrenunciables.