Relación directa y regular frente al Covid-19

Es sabido por todos que la actual pandemia que estamos viviendo ha generado muchos cambios en nuestros hábitos, en las más diveras esferas de nuestras vidas. Así, el régimen de Relación directa y Regular; Régimen Comunicacional o también conocido comunmente como el Régimen de Visitas de un padre o madre con su hijo no ha sido excepción a esta regla.

 

Los diversos actos de autoridad decretados en virtud de la contingencia han puesto, en cierta medida, en duda o condicionado el cumplimiento de este régimen.

 

Para contextualizar, el Régimen de Relación Directa y Regular está definido en el artículo 229 del Código Civil de la siguiente forma: “Se entiende por relación directa y regular aquella que propende a que el vínculo familiar entre el padre o madre que no ejerce el cuidado personal y su hijo se mantenga a través de un contacto periódico y estable.”.Junto con eso, la misma norma, antes indica que el padre o madre que no tenga el cuidado personal del hijo tendrá el derecho y el deber de mantener con él una relación directa y regular…

 

A mayor abundamiento, la profesora Marcela Acuña San Martín señala: “…conviene recordar que mantener contacto directo con ambos padres de modo regular es un derecho del niño, vivan sus progenitores juntos o separados. Es un derecho humano de los niños, que se encuentra naturalmente vinculado con su interés superior, al punto que es posible sostener que el interés superior de los niños supone normalmente estas relaciones, salvo que sean contrarias al mismo interés (art. 9 CDN). Entender las cosas de otra forma llevaría al contrasentido de afectar más a quien se debe proteger…”[1].

 

En concreto, la ley establece que aquél de los padres que no tenga el cuidado personal de su hijo tiene no solo el derecho, sino el deber de mantener con su hijo una relación directa y regular; estableciendo el mismo ordenamiento sanciones, tanto para el que incumple el régimen como para el que hace imposible el cumplimiento.

 

Dicho esto, surge la duda acerca de cómo dar cumplimiento efectivo a estas normas frente a la realidad que se vive hoy. Dentro de este tema pueden darse distintas situaciones: que un padre, madre respecto de quien se estableció el régimen o su hijo se encuentre en una comuna en que se haya declarado cuarentena total; que alguno de ellos o el niño se haya contagiado, o sea contacto estrecho de alguien contagiado y que por tanto debe realizar la cuarentena obligatoria en su domicilio o en una residencia sanitaria, en su caso; que alguno de los padres trabaje en un centro de salud en que se atiendan pacientes con covid y por tanto este padre o madre sea un factor de contagio para su hijo; entre otras alternativas que puedan existr.

 

Por una parte, el gobierno a dispuesto un permiso especial para estos efectos, consistente en la autorización para realizar el traslado del menor a su hogar en virtud de régimen de visitas previo al periodo de cuarentena. Este permiso tiene la limitación temporal de dos horas y no podrá ser utilizado en casos en que cualquiera de las partes se encuentre contagiada por el virus.

 

También, frente a casos más extremos, en que no se puedan aplicar por no ser conveniente esta medida para el niño, cabe preguntarse si los regímenes establecidos con anterioridad al Covid-19; o que sencillamente no lo contemplaron podrían modificarse. Esta respuesta se encuentra en el artículo 242 del Código Civil, que indica que podrán modificarse o revocarse estos regímenes en todo caso y tiempo si sobreviene justo motivo y se cumple con los requisitos legales.

 

Por lo tanto, aún cuando exista un régimen de relación directa y regular establecido en conformidad a la ley, este se puede modificar en aquellos casos en que no se pueda dar cumplimiento al mismo en virtud de cualquier situación que surja y que impida o dificulte la observancia del mismo. En principio, no sería procedente, en consecuencia, negar las visitas al padre o madre a su hijo fundado en la contingencia, ya que existen los medios legales para cumplir, tanto a través de los permisos entregados por la autoridad o mediante la modificación del régimen cuando la circunstancia particular así lo amerite.

 

En conclusión, si bien esta materia hoy en día está regulada, las normas no contemplan específicamente situaciones como las que estamos viviendo. Esto podría dar pie para todo tipo de incumplimientos del régimen comunicacional fundado en la contingencia. Finalmente, a mi entender, este tema termina siendo una situación de aplicación de sentido común, mas que de aplicación de normas. Esto, por cuanto lo que debe primar aquí por sobre todas las cosas es el interés superior del niño, niña o adolescente; teniendo esto como consecuencia que todo el actuar y las decisiones que se tomen sean en bienestar del menor.

 

_______________

[1] https://www.elmercurio.com/Legal/Noticias/Analisis-Juridico/2020/05/13/Como-afectan-los-actos-de-autoridad-con-ocasion-del-covid19-a-los-derechos-y-deberes-derivados-de-la-relacion-directa-y-regular.aspx (29 de junio de 2020).